El Gran Teatre del Liceu després de l’incendi de 1861

Museu d'Història de Catalunya

Josep Tapiró i Baró

1861

Óleo sobre tela; 97 × 78,5 cm

Josep Tapiró Baró (Reus, 1836 – Tànger, 1913), que había llegado a Barcelona en 1853 para estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, siguió los pasos de su amigo Marià Fortuny y se instaló en Roma en 1862, donde residió durante 14 años. En 1876 se estableció en Tánger, donde instaló su estudio y desplegó un estilo orientalista especializado en retratos y escenas de interior de la vida marroquí.

 

Relación con el Liceu

El tema de la obra gira alrededor de las runas del Gran Teatre del Liceu tras el incendio del 9 de abril de 1861. Es una obra fruto de la observación directa, à plein air, donde se aprecia el estado en el que quedó el edificio poco después del incendio. La virulencia y rapidez con que se desarrolló el incendio se demuestra en el hecho de que las llamas no tuvieron tiempo de calcinar completamente las paredes, de modo que lograron resistir parte de su envite. Además de las runas, podemos observar a tres operarios, claramente empequeñecidos a fin de resaltar la monumentalidad del edificio, realizando tareas de descombramiento.

El incendio del Gran Teatre del Liceu fue un acontecimiento que causó un gran impacto en la sociedad barcelonesa del momento, como puede verse en la cantidad de dibujos y grabados que se multiplicaron en varios medios de comunicación y difusión. Incluso se llegaron a producir souvenirs que representaban el suceso. Dos semanas después del incendio, la Junta de Propietarios del Liceu se reunió en sesión extraordinaria y acordó su reconstrucción, bajo la dirección del arquitecto Oriol Mestres. Así, el 20 de abril de 1862, poco más de un año después, se inauguró de nuevo el espléndido equipamiento barcelonés.

 

Fechas de exposición

15 marzo 2022 - 31 diciembre 2022

Museu d'Història de Catalunya

Plaça Pau Vila, 3
08039 Barcelona

Consulte la web del Museu d’Història de Catalunya